La minería y el uso responsable del agua

Batimetria Muchik

Con el paso del tiempo, la explotación de los recursos minerales ha ido cambiando y evolucionando conforme a la demanda social hacia el respeto al medio ambiente. Al comienzo de la minería, hace muchísimos años, únicamente se tenía como objetivo el aprovechar las rocas y materiales sin siquiera tomar en cuenta los efectos ambientales que esto pudiera tener. Durante la explotación no se tenía control de si se contaminaba el agua o el aire, y al término de la actividad de explotación, solamente se abandonaban los terrenos dejándolos como espacios degradados.

Sin embargo, la preocupación de la sociedad hacia el medio ambiente cada vez es mayor y conllevó a un cambio en la forma de pensar de la industria minera, y con esto se han incorporado en las explotaciones mineras medidas hacia cuidado al medio ambiente.

Un ejemplo de esto, es la implementación de estas medidas en el tema del agua. Hace muchos años, antes de la concientización de la minería por el cuidado del ambiente, el agua utilizada en los procesos mineros se regresaba directamente a los ríos sin ningún tratamiento, y en algunos casos esta agua estaba contaminada por varias sustancias. En la Ley Minera, ya se manejaba no enviar directamente a los ríos los residuos provenientes de las minas. Ahora, el agua utilizada se recicla para reducir su consumo, y se trata para eliminar las sustancias dañinas para poder devolverlas a los cauces. En algunos casos el agua es re-utilizada en los procesos sin tener que regresarla a los cauces de los ríos. La forma de tomar en cuenta los aspectos del medio ambiente ha evolucionado en las explotaciones mineras. Ya que ha pasado de ser un tratamiento curativo de los impactos medio ambientales, es decir, de reparar el daño que se hizo, a un tratamiento preventivo que evita que estos impactos se produzcan.

La minería tiene que cumplir con varias leyes y normas que la obligan no sólo a restaurar los espacios explotados, sino también a determinar los posibles efectos en el medio ambiente que sean negativos antes de comenzar la explotación, así como también establecer las medidas para prevenir dichos impactos, o bien de manera que afecten en lo menor posible al entorno.

La utilización de agua en las explotaciones mineras suele realizarse en circuito cerrado, es decir, recuperando el agua no consumida en lugares específicamente construidos para ello, para reutilizarla una vez tratada.

Muchos de los impactos de las distintas fases de la actividad minera son corregidos, e incluso evitados. Para ello se adoptan criterios de cuidado ambiental y se aplican las medidas más adecuadas de prevención y corrección de impactos. Cada vez más explotaciones cuentan con un sistema de gestión ambiental en el que se describen los procedimientos a seguir para el control integral de la actividad, el cual se revisa periódicamente para lograr una mejora continua de la actividad en relación con el medio ambiente.
En este ámbito se aplica el uso de instrumentación geotécnica para medir niveles freáticos, factores del agua como resistividad, ph, temperatura y acidez entre otros.

En casos de relaveras se utiliza la batimetría como servicio para evaluar el volumen del vaso. También se pueden tomar muestras del fondo para los análisis respectivos. El campo de la hidrogeología es fundamental para el análisis previo y continuo de los acuíferos y fuentes de agua

muchik agua Para mayor información pueden también revisar nuestros servicios de estudios de impacto ambiental

 

24,190 total views, 246 views today

Translate »